SHALOM (SALMO 122)

Esta es una entrada agregada, escrita por Felix Ortiz en MIS PENSAMIENTOS.

 



Por mis hermanos y amigos diré: ¡Que la paz esté contigo! (Salmo 123:8)


La palabra hebrea traducida como paz es, shalom. Shalom significa paz, y bienestar. Transmite un deseo de salud, armonía, paz interior, calma y tranquilidad para aquel o aquellos a quien está dirigido el deseo de paz. Al leer el salmo ha venido rápidamente a mi mente el saludo del Jesús resucitado a sus discípulos cuando se encontró con ellos, el shalom sea con vosotros. También la promesa hecha a los discípulos de que Él nos daba su shalom y, consecuentemente, no debíamos tener miedo ni ansiedad. 

Por asociación, también mi mente ha volado a las bienaventuranzas y la afirmación de Jesús que aquellos que promueven el shalom son reconocidos como hijos de Dios. Resumiendo todo lo anterior tres ideas básicas quiero compartir. La primera, recibir el shalom del Señor en nuestras vidas. La segunda, buscar de manera activa el shalom de nuestros hermanos y amigos. La tercera, fomentar el shalom en nuestro mundo de forma intencional. Imitar al que es descrito en la Biblia como el Dios del shalom.

¿Cómo te ves a la luz de estas tres posibilidades?






















SHALOM (SALMO 122)

Esta es una entrada agregada, escrita por Felix Ortiz en MIS PENSAMIENTOS.

 



Por mis hermanos y amigos diré: ¡Que la paz esté contigo! (Salmo 123:8)


La palabra hebrea traducida como paz es, shalom. Shalom significa paz, y bienestar. Transmite un deseo de salud, armonía, paz interior, calma y tranquilidad para aquel o aquellos a quien está dirigido el deseo de paz. Al leer el salmo ha venido rápidamente a mi mente el saludo del Jesús resucitado a sus discípulos cuando se encontró con ellos, el shalom sea con vosotros. También la promesa hecha a los discípulos de que Él nos daba su shalom y, consecuentemente, no debíamos tener miedo ni ansiedad. 

Por asociación, también mi mente ha volado a las bienaventuranzas y la afirmación de Jesús que aquellos que promueven el shalom son reconocidos como hijos de Dios. Resumiendo todo lo anterior tres ideas básicas quiero compartir. La primera, recibir el shalom del Señor en nuestras vidas. La segunda, buscar de manera activa el shalom de nuestros hermanos y amigos. La tercera, fomentar el shalom en nuestro mundo de forma intencional. Imitar al que es descrito en la Biblia como el Dios del shalom.

¿Cómo te ves a la luz de estas tres posibilidades?