COMO NIÑOS

 


Hermanos, no os comportéis como niños en vuestros criterios. Tened, si, la inocencia del niño en lo que atañe al mal; pero en cuanto a vuestro criterios, sed personas hechas y derechas. (1 Corintios 14:20)

El contexto de este pasaje es el apóstol Pablo respondiendo a lo que parece ser una discusión entre los miembros de la Iglesia de Corinto en relación a los dones, su importancia y su uso. Pablo debe usar todo un capítulo para dar perspectiva y zanjar la cuestión que, todo sea dicho de paso, no quedó zanjada y sigue coleando todavía en nuestros días. En la actualidad seguimos peleándonos por doctrinas o incluso por matices dentro de una misma doctrina y es triste ver como sin ninguna piedad unos seguidores de Jesús usan las redes sociales para quemar virtualmente a todos aquellos que no piensan como ellos o se adhieren a los mismo énfasis. Señor, gracias porque las autoridades civiles ya no permiten quemar físicamente a los disidentes religiosos.

Pablo califica estas discusiones de auténtica chiquillería. Enfados y posturas propias de estados de inmadurez y falta de criterio. El apóstol indica que cuando afrontamos estas discusiones doctrinales deberíamos estar caracterizados por el respeto, la tolerancia, la diversidad, el amor -qué desarrolló en el capítulo anterior- y la edificación. Conductas estas propias de gente hecha y derecha. Personalmente, siempre veo con tristeza que nos desgastemos acerca de matices doctrinales pero nunca por cómo ser más efectivos en llevar a cabo la misión que, a fin de cuentas, es lo que realmente importa.

¿Te comportas como niño o como persona hecha y derecha en este tipo de lances?

Felix Ortiz

http://misreflexionessobrelabiblia.blogspot.com.es/