PONER DIFICULTADES

 



Porque tengo a la vista una magnífica ocasión de trabajar con éxito, aunque hay muchos empeñados en poner dificultades. (1 Corintios 16:9)


El corazón del ser humano, como afirma Jeremías, es engañoso. Tiene la capacidad de armar y desarrollar excelentes argumentos para justificar lo injustificable. La envidia, la competitividad, el miedo hacia el otro y su ministerio no podemos reconocerlos abiertamente; sería vergonzoso para nosotros y nos descalificaría a los ojos de terceras personas. Es mucho mejor disfrazarlos de doctrina, teología, estrategias, desviación de la sana doctrina y muchos otros argumentos similares. 

De este modo podemos oponernos a un líder, boicotear una actividad o ministerio, descalificar una organización, hacer una quema pública en las redes sociales, porque lo hacemos no por envidia, contienda o vanagloria, sino en defensa del Señor y su santo evangelio. Mentira pura y dura. El propio Pablo lo menciona en su carta a los Corintios y, por lo que sabemos, fue una constante en su ministerio aquellos que se oponían a él por motivos bajos y rastreros.

La próxima vez que tengas la propensión de criticar a un líder, una iniciativa, un ministerio, una actividad, párate y pídele al Señor que escudriñe tus motivaciones, lo que hay detrás de esa aparente defensa de la fe y la sana doctrina. Es posible que encuentres motivaciones y actitudes que deshonran al Señor y te descalifican a ti.

En definitiva, deja el juicio al Señor. Si no te tienes nada positivo que decir de los demás ¡Calla! Recuerda que hasta el necio pasa por sabio cuando guarda silencio.

Felix Ortiz

http://misreflexionessobrelabiblia.blogspot.com.es/