ENCUENTROS CON JESÚS: UN HOMBRE CON UNA MANO ATROFIADA

 



Os preguntaré una cosa [a los fariseos] ¿Es lícito en día de reposo hacer el bien, o hacer el mal? ¿salvar una vida, o quitarla? Y mirando a todos alrededor , dijo al hombre: Extiende tu mano. Y él lo hizo así, y su mano fue restaurada. (Lucas 6:6-11)

"Se te ha hecho conocer lo que está bien, lo que el Señor exige de ti, ser humano: tan solo respetar el derecho, practicar con amor la misericordia y caminar humildemente con tu Dios" (Miqueas 6:8)

"Porque quiero misericordia y no sacrificios, conocerme y no holocaustos." (Oseas 6:6)

"Esta es la religiosidad auténtica e intachable a los ojos De Dios Padre: asistir a los débiles y desvalidos en sus dificultades y mantenerse incontaminado del mundo." (Santiago 1:27)

En este encuentro de Jesús con un hombre con una mano atrofiada y los fariseos como espectadores, hay un tema de fondo. ¿Qué es más importante, la práctica religiosa, el ritual o las necesidades de un ser humano, sea este seguidor o no de Jesús?

El Maestro, con su actuación nos deja bien claro que lo prioritario siempre será la persona y si nuestra práctica religiosa no incluye y prioriza la sensibilidad y el compromiso con un mundo roto y necesitado de bien poco sirve. Porque, no importa nuestra condición social, género, edad, educación, entorno en el que nos desenvolvemos, etc., siempre hay a tu lado personas que precisan ser ministradas con misericordia y compasión.

¿Qué tipo de religiosidad practicas?

Felix Ortiz

http://misreflexionessobrelabiblia.blogspot.com.es/