COMO ERES AMADO (SALMO 103)

Esta es una entrada agregada, escrita por Felix Ortiz en MIS PENSAMIENTOS.

 



Pues como el cielo dista de la tierra abunda su amor para con sus fieles... Mas el amor del Señor dura para siempre. (Salmos 103:11 y 17)


Dios nos ama con un amor incondicional; así lo afirman una y otra vez las Escrituras. Así nos lo enseñó Jesús. Incondicional significa sin condiciones, es decir, que el amor no está mediado ni relacionado con el desempeño o la falta del mismo. Sin embargo, nosotros, como ya he mencionado en otras entradas, tenemos una visión condicional del amor y, lamentablemente, tenemos la tendencia a proyectarla sobre el Padre y considerar que ese debe ser su amor hacia nosotros ¡Falso!

Los salmos no usan lenguaje científico, nadie en la época de su escritura lo usaba, pero utilizan la fuerza de las metáforas, las imágenes mentales, las analogías para ayudarnos a entender conceptos que escapan de nuestra mente. ¿Cómo explicar que el amor de Dios es infinito y no tiene limites? De dos maneras, la primera, diciéndole al lector que mire al universo y valore la distancia. Eso aunque aproximada, le dará una idea de cuán grande es el amor incondicional del Padre. La segunda, más conceptual, indicando que nunca se acaba. Pablo lo resumió de una manera muy simple, nada, absolutamente, nada de nada de nada nos podrá separar del amor de Dios, precisamente porque es incondicional.

¿Cómo debería afectar esto a tu vida?